_Inspira_Conspira_Guspira

Inspira//Conspira>> Guspira

_Inspira_Conspira_Guspira_

Inspira_ Para. Pren aire. Oxigena. Eixampla el pit i deixa que entri dins, que recorri cada cèl·lula del cos, que ompli el cap de nou. I retén-lo, dins.

Conspira_ Analitza, estudia, pensa, observa i reflexiona, proposa, argumenta, construeix.

Guspira_ Executa. Fes real com el foc que crema i transgredeix de les paraules a les accions. Destrueix i crea,

View original post

hora

Miro la hora,

y ya

no hay nadie.

Pasan los minutos
con ningun ser vivo
queriendo contradicciones
ni trampas de significado.

Todxs quieren claridad.
Y nadie entiende nada,
para ser claro.

Sale muy caro
querer hablar,
y decir lo que se piensa.
Es una ofensa,
un ataque
una intención
dirigida a romper
la puta normalidad
que ahoga
en su maldita hipocresia
todo sentido
de cualquier cosa que se diga
sinceramente.

No hay costumbre
de coherencia
si siempre se sale del paso
a trancas y barrancas
sin comprender
que ha pasado.

Las horas
vuelan.
Y aunque
sientas morir
no se estancan
más allá
del recuerdo
porque la rueda
del tiempo
sigue pasando.

La hora no me importa
demasiado
realmente
porque el campo
me enseñó
el día y la noche
y la noche y el día,
algo tampoco demasiado
importante
que guía
el reloj biológico
que todxs
poseemos
al poner en marcha
nuestro corazón
el bombeo
sanguineo
que alimenta
nuestras benas
y oxigena
los músculos de nuestro cuerpo.

Un cuerpo que no es nuestro
que vendemos
vilipendiamos
movemos
y herimos
al despertar cada mañana.

Mañana,
tarde,
noche,
amanecer.
y así, siempre.
Que sea en sitios diferentes.
que no estén en nuestro conocimiento.
y será más libre.
menos nuestro, y más compartido.

Jamás
pensé
que escribiría esto
pero lector/lectora
hay alguien a quien quiero más
que a tu lectura.

A mi; A la Nena; Y a la Baba.
y algún día
o por la noche
quien sabe
mi querer
se esparcirà
con mi energia
por el planeta
recorriendo valles y montañas
saltando fronteras
corriendo caudales
de rios
para desembocar en el mar.
Aunque yo no quiera.

Será
el dia que muera
dia en el que tengo que decir
que no he sido, ni soy, ni seré
mercancía
qué comprar.

Roble, pino o madera
flores o velatorio
quiero que mi cuerpo
sea abandonado
en cualquier lugar.
Si es digno de estudio, para usar.
y sino que me devuelvan a la tierra
de los viñedos
para que el vino que venga
tenga mi macabro sabor.

Y aunque ahora tocado por la muerte,
me desviva con ella
-hipocondria activa
que no controlo-
que mi vida no sea otra muerte
como la de casi todxs las demás.

sugestion

Solidaridad:
apadrinando a un pobre.

Seguridad:
con guerra preventiva.

Salud:
Enfermando, cura.
(pildoras quimicas recubiertas)

Sobriedad:
Kamikaze

La Verdad:
la más grande mentira
jamás tantas veces
repetida.

Sentir,
siendo “sentir” no más que escuchar
nos debería de hacer ver
que hay algo
que no va bien.
Va mal y anda en letargo.

Y es ésta  claridad
de la sugestión
impuesta
subliminalmente
lo que atormenta
nuestras mentes
abyectas
en la abstracción
inducida
de querer verlo todo
y no vernos
ni a nosotrxs mismxs.

Es aquello de que los árboles
no dejan ver el bosque
o de que el bosque
no deja ver los árboles.
O aquello otro
del dedo y la luna
que cuando alguien la señala,
el tonto mira el dedo.

O tantas otras metáforas
interesantes
que nos inculcan
un pensar
valores
señales entendidas
ideas
sarcasmos
o miedos
profundos.

No querer pasar hambre.
Tener un sitio donde no llueva al dormirse.
Sentirse fuerte y vivx.
Conocer la estabilidad emocional, para tenerla en cuenta.
Equilibrar la existencia, conocerse.
Existirse, conociendo.

Otra por continuar, y decorar…

 

Fausto

Hasta que nos comprometemos
hay vacilación,
la posibilidad de retroceder,
inefectividad.

En lo concerniente a todos los actos
de iniciativa (y creación)
hay una verdad elemental
cuya ignorancia mata incontables ideas
y espléndidos planes:
Que en el momento
en que nos comprometemos definitivamente,
la Providencia da el paso también.

Todo tipo de cosas ocurren para ayudarnos
que de otra manera nunca hubieran ocurrido.

Una corriente de eventos surgidos de la decisión
genera a nuestro favor
toda clase de incidentes y encuentros imprevistos
y asistencia material
que ningún hombre podría haber soñado jamás
que vendría en su ayuda.

Aquello que puedes hacer
o sueñas que puedes hacer,
Comiénzalo.
La audacia tiene genio, poder y magia

 

Johan Wolfgang Van Goethe (1749-1832) escribió ésto, y el 17-7-2011, casi 200 años después, lo leí en un libro llamado Empresa 3.0 de Marcos Eguirguren y Esteban Barroso de la Editorial Pirámide.