34

Privados de libertad

desde el día que nacemos,

y de sirvientes

de una esclavitud

disfrazada de libertad,

aparente,

la sumisión y la lealtad

a la obediencia que hacemos

mientras creemos

que crecemos

infinitamente y sin piedad

de la virtud

de destrozar, en cuerpo y mente

todo lo que nos ampara

de la desaparición

de todos los sueños

y convertirnos

en eternos reos

entre rejas invisibles

en una cárcel intangible

donde el peor carcelero

es nuestra cabeza.

Muertos al nacer

nuestro proceder

nos merma del desarrollo

del “rollo”

de “vivir”.

Proceder en la manada,

procesando códigos y normas

ilógicas

que no se pueden entender

porque atentan,

merman,

y paralizan

el coco,

el poco pecho

para respirar nomás

sin ni pensar

en la libertad.

Escapar

de la nada.

Y buscar,

sin cesar

Un nosequé

nosecuando

ni porqué.

Y no quererlo

saber.

Vidas muertas.

Ignorancia.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s